El Bosque de Ainey
Muy bien, has entrado en el Bosque. ¿Preparado para una
experiencia como ninguna antes hayas sentido?


Si eres nuev@ en el foro, visitaGuía para moverse por el foro , un tutorial que te ayudará en mi poco intuitivo foro, El Bosque de Ainey. ¡Que disfrutes!

El Bosque de Ainey

Todo está más allá del Bosque...
 
ÍndicePortalCalendarioGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Últimos temas
» quedada online en el foro
Miér Nov 03, 2010 7:15 pm por Lunnar

» Lo primero que se te pase por la cabeza.
Sáb Sep 04, 2010 2:52 am por Lunnar

» palabras encadenadas
Vie Jul 09, 2010 12:51 pm por Eowyn

» preguntas con respuesta
Vie Ene 08, 2010 12:34 am por Eowyn

» Imagenes
Lun Dic 21, 2009 7:06 am por Orfrantol

» videojuegos Clasicos
Lun Dic 21, 2009 6:56 am por Orfrantol

» Nueva letra, nueva palabra
Lun Dic 21, 2009 6:53 am por Orfrantol

Lo primero que se te pase por la cabeza.
Jue Oct 16, 2008 7:47 pm por Anonymous
Dejo este espacio para colocar comentarios , hacer off-topic , decir chorradas...
xD


WasHAAAAA ¡ afro

Comentarios: 25
Mejores posteadores
Guardián del Bosque
 
Arielle
 
Lúthien
 
Eowyn
 
Killia
 
Orfrantol
 
El Anarkista Ingles
 
nerea4362
 
drizzt
 
Nataly Strange95
 
Estadísticas
Tenemos 65 miembros registrados.
El último usuario registrado es Masha.

Nuestros miembros han publicado un total de 1288 mensajes en 141 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 29 el Lun Dic 23, 2013 11:08 pm.
Los Amigos del Bosque

Comparte | 
 

 Un cuento sin final feliz

Ir abajo 
AutorMensaje
Guardián del Bosque
Guardián
avatar

Cantidad de envíos : 516
Fecha de inscripción : 09/09/2008
Localización : Viajando por el Bosque, sin rumbo... ¡ay, que me pierdo!

Ficha del Personaje
Oro:
494/9999  (494/9999)
Ataque Mágico:
5/30  (5/30)
Ataque Físico:
9/30  (9/30)

MensajeTema: Un cuento sin final feliz   Sáb Ene 17, 2009 12:03 am

La verdad es que escribí este cuento para un trabajo en el instituto, y por alguna razón me veo tentado a publicarlo en este foro. Al final no me lo aceptaron, creo que por gore. Jamás me dijeron por qué. Mientras escribo estas líneas - con una preocupante sensación de que no van a ser leídas- me pregunto cómo una mente puede llegar a pervertirse tanto como para crear un relato así... Vamos, que soy un friki de cuidado...

Un cuento sin final feliz

Una avanzadilla de soldados de Rommen exploraba aquel terreno en busca de su enemigo. Todos eran jóvenes muchachos que soñaban seguramente que eran héroes, o se alistaron en la orden Adrántica para conquistar el amor de una dama o el respeto de un suegro. Pronto, quizás con el paso de los años en la orden, dejarían de ser tan soñadores, y se darían cuenta de la cruda realidad de la tierra de Qand-Hanstrall. Guerras, peste, fiebre, pobreza… Ferggett, el capitán de la columna de soldados adránticos, viejo y cansado, sólo deseaba jubilarse, o, si no era posible, al menos morir pronto en alguna guerra. Su espeso bigote, gris, que llegaba hasta la papada, y era distintivo de su rango, se erizó. Cerró los ojos, e hizo un gesto para que la avanzadilla se detuviese. Magos… Cerca. Sólo le ocurría eso en el bigote cuando un mago estaba próximo. Le pasaba cada vez que asistía al congreso del rey Yumek. Pero esta presencia era extraña… Era como si el mago más poderoso del mundo estuviese en una especie de capa que no dejase escapar su poder… Era como algo encerrado. Con un gruñido, bajó de su caballo, se ensució las botas con el fango verdoso que pisaba, desenvainó su espada, y todos los soldados imitaron su inútil gesto. Unas espaditas no servirían contra un mago. Apenas eran doce soldados y él. Los miró, viéndose reflejado en cada uno de ellos, en sus tiempos como soldado en la orden.
- Joshemith, a partir de ahora, tú te encargas del resto. Id al oeste, todo lo rápido que podáis- dijo.
- Pero, señor…- balbució.
- Nada de peros. Se supone que debes seguir cada una de mis órdenes sin opinar, como adrántico que eres, ¿no es cierto?- regañó el capitán con aire severo.
- ¡Si, señor!- exclamó Joshemith.
Cuando los soldados se perdieron en la espesura del cenagal, el capitán adrántico gritó al cielo:
- ¡Déjate ver, oh, todopoderoso señor de la magia! ¡ Te reto, mago! ¡ Ven!
Tan sólo acabó de decir aquella palabra, una fuerza invisible aplastó su cabeza por las sienes. Los pedazos de sesos, del cráneo y la sangre y los ojos salieron disparados en todas direcciones. Y Ferggett cayó de rodillas en un mar rojo, de su propia sangre, todavía caliente. En el bosque se escuchó el graznido de una asustada bandada de cuervos.


Wiver corría campo a través, gritando de júbilo. Detrás, no muy lejos, Hannett y Rog también corrían, y gritaban, hasta que llegaron a un bosque que había en una pequeña colina. A los muchachos les gustaba sentir el viento en sus caras, y a Wiver en especial le gustaba ganar a sus hermanos. Era un muchacho flaco, con el pelo naranja cobrizo cortado a mechones toscamente, y los ojos violeta azulados. Corría rápido, y más rápido era para decir cualquier broma o regalar sonrisas. Vivían en Hasbur, un pueblo del norte de Hestarnoll.
- Madre mía…- jadeó Rog- Juraría que nunca me había costado tanto subir hasta Forstgrall…
- Te haces viejo, hermanito- dijo la sudada Hannett.
- Sois unos viejos, los dos- se burló Wiver.
- Y tú un enano que apenas a dejado la cuna.
Wiver se abalanzó sobre Rog, y los dos cayeron, y rodaron colina abajo, internándose en el bosque. Hannett suspiró, agitó la cabeza y corrió tras ellos. No tardó en tropezarse e ir rodando para seguirles.

Justo cuando los dos iban a levantarse, Hannett les cayó encima.
- ¡Qué gorda estás, maldita mula!- gritaron.
- No te quejes, renacuajo- replicó ella, ofendida.
Habían llegado a un pequeñísimo claro en el bosque, dónde los árboles habían dejado caer su follaje y las hojas amarillas y naranjas les aliviaron el golpe. De pronto, oyeron un crujido, y se volvieron todos, al mismo tiempo, al mismo lugar… A Rog, que ahora agitaba una aplastada patata con la mirada perdida en ella, sintiendo una profunda lástima.
- Deja los ruiditos extravagantes para otro momento más… apropiado, hermano- rió Wiver.
- Ojalá te parta un mal trueno, hijo de…- replicó, sin enfado alguno
- ¡No te puede partir un trueno, imbécil!- dijo Hannett.
Y los tres rieron con ganas. Cuando pararon, se dieron cuenta de que anochecía, y que habían perdido las últimas horas de la tarde con tanto rodar y caer. Ojalá no hubiesen vuelto a casa, pues ver las ruinas del pueblo incendiado, el hogareño olor de gente muerta, y el eco de los gritos de los aldeanos no eran ni mucho menos razones de alegría. Algo, alguien debía, tenía que haber hecho este desastre… Quizás no lo supieran jamás. ¿Unos ladrones? ¿Dragones, quizás? O magos… Esos odiosos magos de ciudad y palacio, en vez de los magos humildes y bondadosos de antaño. Esos que destruyen aldeas por placer, o para demostrar su inmenso poder y superioridad.
Anocheció, y los hermanos se durmieron en lo que apenas un día antes había sido su casa, escuchando los cercanos aullidos de los lobos, que bajarían incluso para tomar restos de calcinada carne.

Amaneció, y se despertaron, sin querer asumir que lo de la noche anterior hubiese sido una realidad, en vez de una pesadilla. Pero se dieron cuenta de que nada había cambiado, salvo que faltaban un par de cuerpos, y de que los buitres metían sus largos cuellos en las negruzcas tripas ajenas. No tuvieron muchas ganas de hablar en todo el día.

Pasaron así tres años, y los hermanos ya se habían instalado en Handaston, un pueblo de apenas cinco jornadas de Hasbur. Habían pasado de vivir en las cuevas a tres pueblos cercanos, pero en ninguno pudieron rehacer sus vidas. Allí, en Handaston, donde vivía un amigo de la mujer de Esden de Torreviento de los Torreviento de Hasbur, que fueron amigos de la familia, pudieron tener, al menos, un techo fijo en el que dormir. Hasta que un día, en “El Ojotuerto Frall”, la taberna de Yestraden ( el amigo de la mujer de Esden…), un hombre, escuálido, y borracho, se puso a decir que era mago, y que había destruido Hasbur a lomos de su dragón. Los tres hermanos saltaron, y, cada un a su estilo, mató al mago. Rog le sacó un ojo con un tenedor, para después hacérselo tragar, y le agujereó las tripas. Wiver le lanzó un cuchillo de cocina, que certeramente, fue a parar al centro de la frente del mago, profiriéndole una profunda raja, y por último Hannett le aplastó la cabeza con una sartén. El desecho del mago borracho era casi indescriptible. Sangre caliente, de un color extraño, rojo verdosa, un ojo desorbitado, sesos por todas partes, y mucha gente salpicada del repugnante líquido. La taberna se quedó de piedra; el tiempo pareció detenerse. El pueblo recordaría aquel día la caída de Womenn, el mago del Vino y la Cerveza, y que todos los clientes aplaudieron y vitorearon a sus asesinos. Una varita, de cristal y madera, color ámbar, que se le había caído al mago cuando lo estaban sacando del local, fue recogida, antes incluso de que tocara suelo, por la rápida y experta mano de Rog. Todos se sorprendieron cuando se dibujó la runa de los tres, la runa de las tríadas, en el aire, con tinta de sangre rojo verdosa.

- Me encantó hacerlo- dijo, con pesar, Wiver.
- No sé si debería encantarnos- dijo el nuevo Rog, más serio y frío.
- Mira, de lo que sí estoy segura es de que hemos vengado a nuestros padres. Pero… ahora, ¿qué?
- ¿Cómo que qué? No sé vosotros, pero yo pienso seguir con esto- decía Wiver, mirando de hito en hito a sus hermanos.
- Has tenido la suerte de encontrarte a un mago ebrio, ¿sabes? No creo que vuelvas a tener esa suerte otra vez- le regañó Hannett. Rog asintió.
- ¡Cómo!¿ Me vais a dejar sólo? Oh, claro, de Hannett me lo esperaba, no se vaya a ensuciar con sangre maldita, corroída por la magia, ¿ pero de ti, Rog?
- No seas necio, y piensa dos veces antes…
- ¡Qué! No, mi hermano nunca pensó dos veces en nada- dijo, con lágrimas en los ojos-. ¡Tú no eres mi hermano!- cogió su petate, y corrió escaleras abajo. Hannett se dispuso a correr tras él, pero Rog la detuvo, y con una severa mirada, le explicó sin palabras lo que ya sabía: jamás conseguiría correr tan rápido como su hermano pequeño.

Jadeó al llegar al corazón del cenagal. Había corrido horas y horas, sin cansarse por la ira y la frustración. Supo que el cadáver de un soldado adrántico que yacía, en un seco charco de sangre, y que sólo era reconocible por la oxidada armadura, estaba precisamente así, con la cabeza aplastada, por alguna perversa magia. ¿Cuánto tiempo debía haber pasado desde este asesinato? Unos cuarenta años, a juzgar por la armadura. Vaya… Aunque le sorprendió, quizá más, ver un poco más lejos una avanzadilla entera de soldados adránticos, todos muertos, de formas de los más variadas y extravagantes. Por la forma de los huesos, dedujo que un había muerto porque algo le había abierto la boca ( más o menos, el efecto de una trampa para osos, pero al revés). Otros dos, porque algo les había agujereado el cráneo, como miles de agujas. Otro, había muerto abrasado dentro de su armadura. Un par, allá a lo lejos, todavía lucía los esqueletos de serpientes con colmillos enormes, y agujeros en los huesos. Uno más tenía partes de su cuerpo curvadas, y su cabeza descansaba lejos de su cuello. A no ser que llevasen grandes provisiones, uno había sido transformado en una asquerosa mezcla de hombre y cerdo. Un cráneo horrible, pezuñas en vez de manos, y la espalda y piernas de una persona normal y corriente. Dos habían tenido que compartir el mismo cráneo antes de morir, y lo hicieron con dos cuellos en una cabeza. Uno aparecía roto y fracturado por varias partes, como si una cadena le hubiese apretado hasta ese punto. Y el último estaba partido por la mitad, colgado de brazos y piernas entre dos árboles. Seguramente el mago hizo un conjuro para acortar lentamente las cuerdas… Dioses, que olor más putrefacto. No dejó de creer que podría vencer a un mago, cuando algo se movió en los arbustos, sacó la varita que le había regalado su hermano como recuerdo, la agitó y todo saltó por los aires. Todo. Incluido Wiver.


Espero que haya gustado, por lo menos a una persona.

Brindo por esa persona.

_________________


Seguro que la muerte merece la pena... a cambio de la eternidad juntos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/kirtash_69/
Nataly Strange95
Principiante
avatar

Cantidad de envíos : 20
Fecha de inscripción : 17/04/2009
Edad : 23
Localización : Bosque de Awa (aunque continúo caminando sin compañia y sin un rumbo fijo ^^)

MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   Miér Mayo 27, 2009 7:27 pm

Simplemente, una historia impresionante. Nunca dejas de sorprenderme, Guardián. Los que no admitieron esta maravillosa obra por "gore" fue porque tan solo miraron la parte sangrienta, no la belleza que adheriste a la historia con hermosas palabras, dándole vida. Y que tú extraña sensación de que las líneas no sean leídas desaparezca. Aquí una servidora rompió la "maldición" xDDD lol!
Continúa escribiendo!!!!
Bye!!!
--------------------------------------------------------------------------
"Es como si alguien viniera mientras estás profundamente dormida, te desmontara y,luego,volviera a ensamblar todas las piezas..."
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Guardián del Bosque
Guardián
avatar

Cantidad de envíos : 516
Fecha de inscripción : 09/09/2008
Localización : Viajando por el Bosque, sin rumbo... ¡ay, que me pierdo!

Ficha del Personaje
Oro:
494/9999  (494/9999)
Ataque Mágico:
5/30  (5/30)
Ataque Físico:
9/30  (9/30)

MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   Miér Mayo 27, 2009 7:57 pm

¡¡Gracias, Nataly!!

Reconozco que no era la mitad de bueno que ahora ( lol! ) pero agradezco que te hayas parado a leer mi cuento!

Y descuida, seguiré... Si tengo tiempo escribiré más y más...

_________________


Seguro que la muerte merece la pena... a cambio de la eternidad juntos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/kirtash_69/
Arielle
Druida
avatar

Cantidad de envíos : 208
Fecha de inscripción : 17/05/2009

MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   Vie Jun 05, 2009 6:13 pm

jo, esta muy bie
...¿te han dicho ya que escribes genial?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Guardián del Bosque
Guardián
avatar

Cantidad de envíos : 516
Fecha de inscripción : 09/09/2008
Localización : Viajando por el Bosque, sin rumbo... ¡ay, que me pierdo!

Ficha del Personaje
Oro:
494/9999  (494/9999)
Ataque Mágico:
5/30  (5/30)
Ataque Físico:
9/30  (9/30)

MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   Vie Jun 05, 2009 7:25 pm

Sí, cierta Aprendiza, cuya fecha de inscripción es el 17/05/2009, y cuyo nombre no mencionaré aquí ^^

_________________


Seguro que la muerte merece la pena... a cambio de la eternidad juntos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/kirtash_69/
Killia
Aprendiz
avatar

Cantidad de envíos : 65
Fecha de inscripción : 30/05/2009

MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   Vie Jun 05, 2009 10:42 pm

ni que fuera ella la unica que te lo ha dixo...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Guardián del Bosque
Guardián
avatar

Cantidad de envíos : 516
Fecha de inscripción : 09/09/2008
Localización : Viajando por el Bosque, sin rumbo... ¡ay, que me pierdo!

Ficha del Personaje
Oro:
494/9999  (494/9999)
Ataque Mágico:
5/30  (5/30)
Ataque Físico:
9/30  (9/30)

MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   Vie Jun 05, 2009 10:48 pm

Perdón por ser cortés con Arielle, Killia...

_________________


Seguro que la muerte merece la pena... a cambio de la eternidad juntos...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.metroflog.com/kirtash_69/
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un cuento sin final feliz   

Volver arriba Ir abajo
 
Un cuento sin final feliz
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¿Y MI FINAL FELIZ? EL PRECIO DE TU ENGAÑO
» Un triste final feliz
» Cuento sin final
» "Mi Corazón Es Tuyo": ¡Que Mejoría! (Crítica Final) (2/3/15)
» Amor escarlata

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Bosque de Ainey :: El Roble de las Historias Perdidas :: Las historias del Bosque-
Cambiar a: